12 marzo 2011

camino a ninguna parte


Camino por una vereda de pinos
(A mí, los árboles me parecen hombres sin piernas por abajo, 
y, catavientos por arriba.)
Céfiro pasa de página 
Cada rama toma un rumbo.
(Mmm! todas son interesantes...
Pero el camino es uno.)
Entre brisa y agua, 
me brota un nudo;
en la punta de cada rama, un lamento.
Un retoño se inclina
y me ofrece una lágrima.
Yo, le regalo mi piña.
Ellos se quedan suspirando.
Yo sigo caminando

3 comentarios:

Anne dijo...

yo hoy camine por un huerto de manzano
cada manzana la pinté de oro
luego me fui a patagonia
me perdi en la pampa,
encontré un caballo y me preguntó
"¿Cual es el camino?"
Recorrimos kilometros,
cansados,
nos paramos en la orilla,
me despedi y cogí el barco...
Camines donde camines siempre el escenario lo creas tú.

mariadelccanto dijo...

Gracias Anne... me gusta esta frase: "Camines donde camines, siempre el escenario lo creas tú"....

Nina Rocha dijo...

Y en el camino siempre encontraremos sillas que nos inviten a parar...